Vivir en un granero

Un granero de Wyoming al que dan ganas de irse a vivir ipso facto

Cuando pensamos en dormir en un granero nos vienen a la mente imágenes de películas americanas en la que alguien que escapa de algo (o de otro alguien) acaba colándose en uno de ellos para pasar la noche a cubierto.

Si a vosotros os pasa lo mismo ya podéis ir borrando esas imágenes de vuestra cabeza, porque hoy os vamos a enseñar un granero de Wyoming al que dan ganas de irse a vivir ipso facto.





No hay duda, lo primero que llama la atención es el impresionante entorno en el que está ubicado este bonito granero. Tiene que ser un gustazo vivir (o pasar una temporada, al menos) en un lugar así, rodeado de montañas y vegetación.





Se trata de la casa de invitados (si, has leído bien) de una gran finca, y ha sido construido con apariencia de granero por orden de sus dueños, así que no se trata de un granero original reconvertido en vivienda. Bueno, se lo perdonamos porque nos encanta el resultado.





El interior, como no podía ser de otra forma, está cubierto completamente de madera, y lo más llamativo son los grandes ventanales que se han instalado en ambos extremos de la vivienda, dotando al interior de unas vistas increíbles y una preciosa luz natural.



Al tratarse de una casa de invitados algunos elementos son muy reducidos, como la cocina, por ejemplo, pero aún así está bastante equipada. Incluso dispone de una zona para entrenar, en la que, por cierto, se encuentran las mejores vistas de toda la casa… Suponemos que, cuando no hay invitados, son los propios dueños los que disfrutan de ella.