Cristina Le Mehaute

PROYECTO: Traer el mar

Unir el mar con la casa

Una casa en Punta Piedra, Uruguay, y un terreno contiguo adquirido con posterioridad. Unir ambas secciones e integrarlas  en el mar fue la ecuación a resolver.

Se echó mano de tres recursos Por un lado, se trabajó en la idea de acercar el mar al jardín. Para lograrlo, se llevaron enormes piedras desde una cantera privada que, colocadas en lugares estratégicos, consiguieron el efecto deseado. Además se trazó un lecho seco en dirección hacia el océano y se lo cubrió de arena gruesa.

También se decidió  prolongar la arquitectura  de la casa hacia el terreno adyacente. Mario Connío, responsable del proyecto arquitectónico, fue convocado nuevamente para el diseño de decks y pérgolas de madera.

De noche, un exquisito sistema ideado por Rubén Amsel ilumina las piedas.

Por otra parte se quiso recuperar la ondulación natural del terreno, que previamente había sido rellenado. La tierra que se extrajo para realizar el cauce virtual fue utilizada en la disposición de lomadas sensuales como los médanos que regala la naturaleza.

Todo el jardín se cubrió de césped y se trasplantaron de manera irregular penisetum existentes. Se dejaron las cañas tacuaras y los tamariscos hallados en el lugar, y se sumaron otros nuevos, que formalizaron un tamiz.

Traer el mar

Traer el mar

Traer el mar

Traer el mar

Traer el mar

Traer el mar

Traer el mar